el momento del unicornio

El momento del unicornio

Luis Borrás/Aragón Literario, 20, enero, 2010 y Diario Alto Aragón, dominical, 31, enero, 2010

Creo que hay una teoría que dice que el principio de un texto es decisivo. Que puede hacer que sigas leyendo o abandones. Que un principio debe atraparte, engancharte, seducirte. Y la mayoría de los relatos de “El momento del unicornio”, de Norberto Luis Romero, cumplen esa regla. Te muerden y hacen presa. Basta una sola palabra: francotirador. Una sola frase: Sé que me están espiando.

Aretino, Crítica de Libros.

Cada uno de sus relatos nos lleva por ignorados parajes que están fuera de la realidad y dentro de nosotros mismos. La inquietante extrañeza que Daniel Moyano señaló como característica esencial de la narrativa de Norberto Luis Romero, se acentúa, si cabe, en los relatos de este libro. Pocas veces un escritor ha conseguido crear con tan limpia y escueta escritura una atmósfera más cargada de desasosiego, sensualidad y misterio.

B.Gavira/diarioDirecto 28, diciembre, 09

Es sin duda, uno de los más brillantes escritores de relatos breves que ha dado la lengua española en los últimos tiempos, heredero de la tradición de Cortázar y Borges, poseedor de un universo exclusivo de obsesiones con una densidad de estilo que atrapa de inmediato al lector, condensado en joyas del género como son ‘Diario del taxidermista’, ‘Ritual de los espías’, ‘La captura’ y muchas otras de las narraciones que contienen sus tres libros de cuentos.

Carlos Castán, Heraldo de Aragón, 17, diciembre, 09

Podría decirse que El momento del unicornio es, en el fondo, un libro sobre la pérdida. Pérdida de la infancia, de la virginidad (con todo lo que ésta tiene de símbolo y metáfora), del rumbo; siempre está la pregunta por el origen, por la naturaleza de la chispa que desencadenó un presente que se anhela entender. Abundan en los cuentos personajes muy jóvenes, adolescentes en el momento en que algo se rompe, o se crea, ahí dentro; y un erotismo tan sutil como salvaje, efectivo hasta la turbación.

En mi opinión, hay en el libro cuentos que bien podrían calificarse sin demasiado riesgo como piezas maestras: El tren fantasma, con su hiriente ráfaga de lucidez, el descenso a la conciencia del carrusel del tiempo y la carcajada de la muerte desde el fondo del túnel; Sueño del taxidermista y su universo surreal, entrañable y terrible; y el que da título a este libro, definitivamente a no olvidar.

Juan Manuel de Prada, Clarín, abril, 1997 

Si la inteligencia no fuese tan avara con nuestros críticos, El momento del unicornio  ya habría sido saludado como una de las más gozosas y perdurables muestras de la vitalidad de este género.

Fernando Iwasaki, Revista renacimiento, 15/16, primavera, 1997

El momento del unicornio es un libro que tiene todas las virtudes de las buenas obras del género: historias redondas y turbadoras con la intensidad justa, y escritas en una prosa elegante y personal que no renuncia a su habla original sin caer en la jerga críptica o costumbrista. Y eso sí, con unas claves propias que dan sentido a la fantasía y originalidad de Norberto Luis Romero.

Javier Goñi, El País, Babelia, junio, 1999

El momento del unicornio es una bellísima y mórbida historia, escatológica a veces, feísta otras, simbólica y decadentista siempre, necrofílica también, que sale al encuentro del lector, para turbarle, para desconcertarle y atraparle, para entusiasmarle.

Nadine Chadefaux, Europe Plurilingue, 1999

Dans ce recueil Norberto Luis Romero décline avec une parfaite aisance des thèmes aussi hétéroclites et universels que l’amour, la mort, la sensualité, ou la puissance de I’ onirisme. De son écriture fluide et de son style concis, il amène le lecteur á l’émotion et á l’inattendu, jouant perpétuellement avec la mince frontière qui sépare le rêvé de la réalité. “Le Moment de la Licorne” ne serait-il pas ce moment si proche de la venté que tous souhaitent atteindre sans y arriver jamais?

Maureen Magee, The Malahat Review, 1986

The Argentinian/Spaniard Norberto Luis Romero plunges into a far blacker world with his story “Snipers.” Romero details the precision of gun violence as if it were a fine art, with no raison d’être.